Violín el instrumento del diablo.

El violín ocupa un lugar especial no solo en la orquesta, sino también en el arte de muchos géneros, como la literatura y la pintura. Con su sonido especial, mágico e infernal, conectado con las fuerzas de otro mundo. Diablo y violín, violín y diablo: esta combinación aparece desde hace siglos en diferentes artes, como la literatura y el arte visual.

 

El violín instrumento del pecado.

El violín ha ocupado un lugar especial en la cultura. En primer lugar, se debe a su sonido especial, que lo distingue de otros instrumentos musicales. Otra razón importante es que el violín clásico, que apareció en el siglo XVI, era ideal durante los primeros siglos como un instrumento popular para bailar. La música de la iglesia generalmente era vocal (coral), o creada con la ayuda de órganos magníficos. La Iglesia no aprobaba la música popular. El violín, que podía llevarse fácilmente a la montaña para bailar alrededor del fuego, al carnaval, a los bailes y fiestas de los plebeyos, realmente parecía ser un “instrumento del diablo”, cautivando a los campesinos, llevándolos a cometer todo tipo de indiscreciones, por ejemplo, bailar en un abrazo con las jóvenes. No olvidemos que el sonido de un violín destaca por su especial sensualidad, súmale un poco de alcohol y tienes los ingredientes para una noche de pecado.

 

Evening song de Anna Berent (1871) Fuente.

 

El Trino del Diablo.

 

Hay varias leyendas asociadas con el amor del diablo al violín, una de los principales es la historia que tuvo lugar en 1713. El principal virtuoso violinista de esa época, el italiano Giuseppe Tartini, se quedó dormido. Cuando despertó, contó lo que había visto, en sus sueños, el diablo se le apareció y el músico le vendió su alma. Tartini le dio al diablo su violín para escuchar cómo tocaba, y tocó una melodía tan increíble que el italiano se sintió encantado. Cuando Tartini se despertó, se apresuró a replicar la música que había escuchado, pero según él mismo admitió, su versión era cien veces peor que la tocada por el diablo. La Sonata para violín en sol menor de Tartini ha sobrevivido hasta nuestros días. Conocida como “Sonata del Diablo” o “Trino del Diablo”, Debido a su complejidad es apreciada por los violinistas que quieren demostrar sus habilidades.

 

 Y el diablo tocó… tocó como Tartini nunca había oído tocar a nadie. Era una sonata salvaje, incitante y melancólica al mismo tiempo, tierna y bárbara, angustiosa y sin embargo llena de belleza. La más deliciosa y osada pieza de música.

 

El sueño de Tartini de Louis-Léopold Boilly (1824) Fuente.

 

Tartini de Frederick Smallfield (1863) Fuente.

La historia de que el gran violinista vendió su alma al diablo por su maestría fue dicha a menudo por aquellos que en la primera mitad del siglo XIX escucharon la obra de Paganini, que viajó por toda Europa. Alto, pálido, delgado, con cabello negro y dedos largos, impresionaba su imagen. Cuando Paganini se encontraba en el escenario y tomaba el violín en sus manos, el público parecía estar bajo hipnosis, tan expresiva era su actuación que no tenía nada que envidiarle a una estrella del rock de nuestros tiempos, con mujeres desmayadas y ataques de histeria en el público.

Partitura de “El Trino de Diablo” Fuente.

A Paganini le encantaba la teatralidad, ese fue uno de los componentes de su éxito. No solo se rumoreaba que había vendido su alma al diablo por talento, además, también había vendido el alma de su madre. Se afirmaba que las cuerdas de su violín no estaban hechas de intestinos de animales, sino de los cuerpos de mujeres desafortunadas, que se habían enamorado de él. Se decía que entraba en escena con gafas oscuras, porque ya estaba muerto y ocultaba sus ojos, para que no se viera que ardían con una llama infernal. Los dibujantes de la época retrataban a Paganini proyectando una sombra con cuernos y pezuñas.

Cuando Paganini murió, sin haber tenido tiempo de tomar la comunión, la ausencia de este sacramento y los rumores llevaron a la Iglesia Católica a negarse a enterrarlo en el terreno consagrado. Llevó cinco años y un llamado papal para poder enterrarle.

 

Se dice que el diablo toca perfectamente todos los instrumentos musicales, pero especialmente ama al violín…

 

 

Fuentes y referencias:
  • Es.wikipedia.org. (2018). El Trino del Diablo. [online] Available at: https://es.wikipedia.org/wiki/El_Trino_del_Diablo [Accessed 29 Nov. 2018].
  • Elpensante.com. (2018). De Tartini a Paganini, la leyenda de la “Sonata del Diablo” – El pensante. [online] Available at: https://www.elpensante.com/de-tartini-a-paganini-la-leyenda-de-la-sonata-del-diablo/ [Accessed 29 Nov. 2018].
  • Fernández, J. (2018). Sueños, diablos y violines. | Deviolines. [online] Deviolines.com. Available at: https://www.deviolines.com/el-demonio-y-el-violin/ [Accessed 29 Nov. 2018].
  • Imágenes tomadas de Wikimedia Commons (2018). https://commons.wikimedia.org

 

@rikrd3